¿CAPACITACIÓN ES UNA INVERSIÓN O UN COSTO?

La primera reacción a una caída sostenida en las ventas es, en general, reducir las inversiones y los gastos considerados como no prioritarios. Desafortunadamente, en el sector minorista hay pocas compañías que invierten constantemente en el desarrollo formal de las habilidades del equipo de empleados, y cuando la economía comienza a mostrar signos de recesión, cualquier inversión en el desarrollo del personal prácticamente se reduce a cero.

Para sobrevivir a las dificultades y mantener la operación en funcionamiento, las compañías exploran dos alternativas: buscar vender sus productos en otros mercados o reducir el costo de la operación. Cualquier iniciativa que no muestre un beneficio claro a corto plazo se pospone o simplemente se descarta.

La capacitación del personal es uno de esos elementos que, en general, sufre los primeros recortes presupuestarios y se delega la responsabilidad de las inducciones y entrenamiento inicial del nuevo empleado a otro con más experiencia.

A corto plazo, todo parece estar bien. El problema es que las crisis económicas en América Latina no duran unos pocos meses y una característica de nuestra región es la alta tasa de rotación de empleados en las posiciones bajas, específicamente entre aquellos con niveles de educación primaria completos y con edades comprendidas entre 25 y 39 años.

Es decir, el perfil de la mayoría de los empleados de una empresa.

Según DIEESE – Departamento de Estadística y Estudios Socioeconómicos Interunión, la tasa de rotación en Brasil ha aumentado año tras año, alcanzando el 42,1% en 2019. Significa que cada año, de cada 10 empleados en su empresa, 4 serán nuevos en el trabajo.

Esta cifra está muy por encima del 15% recomendado como óptimo a nivel global para mantener altos niveles de calidad constante a lo largo del tiempo.

tasa de rotación ede empleados

En Latinoamérica, la tasa de rotación es 3 veces mayor que la globalmente recomendada.

Cualquier gerente reconoce que contratar a un nuevo empleado con el perfil ideal para un puesto específico es cada vez más difícil y, en consecuencia, lleva un promedio de 4 semanas de capacitación con una productividad reducida al 50%.

Si los gastos con los empleados (salários) son los más importantes en tu negócio, representando entre el 15 y el 20% de la facturación, tiene sentido centrar la atención en este artículo antes que en ningún otro.

Además, parece más simple, más económico y más rápido buscar soluciones para reducir la rotación de personal y el tiempo necesario para capacitar a los nuevos empleados para lograr la máxima productividad por trabajo.

La mejor solución debe reducir el tiempo de capacitación para los nuevos empleados para que estén listos cuanto antes para producir el 100% de lo esperado.

Para aquellos que aún lo dudan, hagamos un ejercicio simple para una negocio imaginario, que puede ser una tienda de conveniencia que funciona las 24 horas del día:

  • Ingresos mensuales x tienda: $100,000
  • Nómina (20%): $ 20,000
  • Número de empleados x tienda: 10 en 3 turnos.

Teniendo en cuenta los datos anteriores, podemos calcular lo siguiente:

  • Venta promedio x Empleado x Día: $ 333,33
  • Tiempo de capacitación con una efectividad reducida del 50% para 4 empleados por año: $ 20,000.

¡Estamos hablando de dinero que ya no se factura!

El costo de oportunidad total (CTO) por año es equivalente al salario de un mes para los empleados sin tener en cuenta los valores de terminación y reemplazo que pueden representar hasta el 70% del valor de rotación total de la empresa (EGEPE 2014), incluido FGTS, avisos y multas, tiempo de entrevistas, proceso de admisión interna y nuevos uniformes, entre otros.

Lo que significa que teniendo en cuenta la cantidad no facturada, el costo y el tiempo necesarios para administrar la rotación del personal de la tienda, estamos hablando de aproximadamente $ 67,000 por año que Dios sabe lo importantes que pueden ser durante la crisis.

¿Te imaginas el impacto que esto podría tener en la facturación de una gran cadena de tiendas?

En tiempos de crisis, vale la pena recordar a Einstein: “La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la esperanza de encontrar soluciones y soluciones fáciles. Sin una crisis no hay desafíos, no hay desafíos, la vida es una rutina, una agonía lenta “.

Share This